El arte vive en Cazorla

Performance 'Marranos'. /J. L .GONZÁLEZ
Performance 'Marranos'. / J. L .GONZÁLEZ

Finaliza el II Festival '7 Arte en Circuito' con una gran respuesta del público más joven y propuestas de enorme calidad

JOSÉ LUIS GONZÁLEZCAZORLA

Si hubiera que buscar la mayor virtud del II Festival '7 Arte en Circuito' que acaba de finalizar sería la respuesta del público más joven. Una bondad que habría que aplicarla también a los artífices de muchas de las actividades que han formado parte del programa o a varias de las personas que han colaborado con la organización del evento. No es un tema baladí si hemos de tener en cuenta que el futuro está de su parte.

Así, entre los artistas el público ha podido disfrutar la instalación 'Tejedores de Sueños', elaborada por alumnos del IES Castillo de la Yedra, y de una gran escultura - 'Pequeña Babel'- en la que han colaborado todos los niños y niñas de los colegios del municipio. También, es destacable la juventud de los ejecutantes en creaciones tan destacadas como el happening 'Un día entre nosotros', protagonizado por Álvaro DJ y Marta Moreno; o también de los modelos protagonistas de la exposición fotográfica 'Te regalo mi diferencia II'. Muchos de ellos, además, son personas con discapacidad que han dotado a este festival de un carácter inclusivo en pos de una sociedad más justa e igualitaria.

Si a todo ello unimos la enorme calidad de varias propuestas, el resultado no ha podido ser más satisfactorio para la organización. El culmen de este gran nivel artístico se vivió la noche del sábado en el bar-restaurante Raíces con la performance 'Marranos', de EX -Estaban y Xtóbal-, que se ha convertido en una de las mejores propuestas performativas de las muchas que ya ha llevado a cabo este dúo artístico. Ello por virtud, en primera instancia, de la caracterización de los personajes, cuyos rostros eran los de dos cerdos reales. Y es que dos máscaras integrales, elaboradas a partir de la cabeza dos cerdos de carne y hueso, cubrían la cabeza de ambos protagonistas, acompañados además en la escena por un pequeño lechón también real.

El desarrollo de la performance resultó tan interesante frente a los focos como tras ellos, porque el semblante de los espectadores no podría haber sido más expresivo ante el banquete animal. Miedo, repulsión, interés, sorpresa, sonrisa o todo al mismo tiempo. Además, con un salón repleto y con todo el calor ambiental que proporcionaban el mes de julio y los potentes focos que iluminaban el escenario. El conjunto quedaba completado por el sonido ambiental de dos cerdos gruñendo en medio de su almuerzo. El cerrado aplauso del público al final de la performance fue seguido de la degustación de un plato de careta en salsa para chuparse los dedos.

Una vida de basura

La mañana del domingo, antes de la clausura del festival, tuvo lugar otra exitosa y multitudinaria performance, esta vez protagonizada por la actriz local Ana Vílches con texto del también cazorleño José Luis Ríos Jorquera. Una prostituta ya entrada en años pasó por las céntricas cafeterías Vandelvira y Tentaciones contando su vida en voz alta para quien la quisiera oír. Sin circunloquios ni cortapisas. Directa tanto en el lenguaje como en la actitud, desgranó su mísera existencia mientras la basura de los demás clientes era vertida a sus pies.

Gran epílogo para una maravillosa exhibición de artes vivas que no ha dejado indiferente a un municipio negado a pasar inadvertido por la historia. Las nuevas generaciones parecen haber cogido el testigo y Cazorla entera se siente afortunada por ello.

Temas

Cazorla

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos