Nace en Cazorla 'Inestable Teatro', un nuevo proyecto teatral dirigido por Arcadio Chillón

Una escena con los dos protagonistas. /J. L. G.
Una escena con los dos protagonistas. / J. L. G.

Comienzan su andadura con el montaje 'Huir sin hacer crujir las ramas', una adaptación de la obra 'El ruido de los huesos que crujen'

JOSÉ LUIS GONZÁLEZCAZORLA

El Taller de Teatro de 'La Tragantía' y la Escuela Municipal de Teatro de Cazorla siguen ofreciendo extraordinarios frutos a este municipio. Su anterior director, Arcadio Chillón, ha reunido a antiguos y actuales alumnos para dar forma a una nueva compañía que han llamado Inestable Teatro. Su primer proyecto se ha concretado en el montaje 'Huir sin hacer crujir las ramas', adaptación de la obra 'El ruido de los huesos que crujen', de Suzanne Lebeau. Tras su paso por el Centro de Usos Múltiples 'La Garita' de La Iruela durante toda esta semana, llegará al Salón de Actos del IES 'Castillo de la Yedra' desde el 5 al 9 de septiembre.

Serán cuatro funciones que, como ha ocurrido en La Iruela, no dejarán a nadie indiferente. Las 220 personas que ya han visto la obra, repartidas en un aforo máximo de 55 espectadores por función, han sido testigos de un montaje intenso, pleno de emociones y, sobre todo, fantásticamente dirigido e interpretado.

Aracadio Chillón ha sido el autor de una profunda y acertadísma adaptación de la obra de Lebeau, que ha implicado también la multiplicación de sus personajes, pasando de los tres originales a un total de siete.

De este modo, el texto ha sido desarrollado por los actores Sara Fábrega, Javier Fábrega, Elena Caravaca, Lorenzo García, Alba Pelayo, Pedro José Muñoz y Luis Miguel Moreno. También han participado Christian Torrecillas, desde la parte técnica, e Ismael Muñoz como ayudante de producción.

De entre todos ellos resulta muy destacable la actuación de los dos protagonistas Sara y Javier Fábrega, que interpretan a los personajes centrales de la obra: Elikia y Joseph, respectivamente. Ella es una niña soldado secuestrada cuando tenía 10 años para convertirla en niña soldado y esclava sexual. Una vez transcurridos tres infernales años en el campamento rebelde llega Joseph con tan sólo 8 años.

Escenografía

Acaba de ser secuestrado y trasladado a patadas al campamento de Elikia con el mismo aspecto, indefenso e inocente, que el de ella cuando llegó a aquel lugar. La fuga de ambos y el periplo por la selva hasta el pueblo de Joseph, narrado de un modo coral por ellos mismos, los sanitarios que los acogieron allí y dos 'alter ego' de los protagonistas, no es más que la historia de los cientos de miles de niños-soldado que hay en el mundo.

El informe de la ONU de 2017 estima que hay 56 actores armados y siete fuerzas regulares en catorce países que enrolan a menores en sus filas. Solo en la región de Kasai (República Democrática de El Congo) hay entre 5.000 y 10.000.

Todo, dentro de un óvalo

También es obligado hacer referencia al concepto escenográfico de este montaje. La acción se desarrolla en el centro de un óvalo que forma el propio público rodeando la escena. Lo actores giran alrededor, tanto por fuera como por dentro, introduciendo al espectador en la historia de un modo muy eficaz.

Además, los elementos escenográficos se reducen a ocho cubos de madera que hacen tanto de cama como de pasarela sobre un río. Los propios actores realizan con ellos diferentes composiciones y ofrecen las pautas suficientes a la creatividad colectiva para imaginar la selva o cualquiera de las situaciones en las que se desenvuelven los intérpretes.

A pesar del tema que trata la obra, son muchas las alegrías que esta ofrece. Entre ellas, la sorprendente capacidad interpretativa de los jovencísimos actores y la evidente progresión como director de Arcadio Chillón tras su paso por la ESAD de Málaga.

Todo un lujo para Cazorla y su comarca que merece la pena ser disfrutado por cazorleños y visitantes la próxima semana.

Temas

Cazorla

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos