Quesada: historia, cultura y tradiciones en cerámica

Quesada: historia, cultura y tradiciones en cerámica
  • Desde el año 2.009 el Ayuntamiento de Quesada viene realizando campañas de embellecimiento de distintos rincones de la localidad, para potenciar el turismo y hacer un pueblo más bonito y atractivo a sus vecinos. Con la colaboración de la Junta de Andalucía, veinte murales de cerámica artística se han ido colocado en distintos y distantes lugares, y tan emblemáticos y populares como la Plaza de la Constitución, la Plaza de la Fuente Nueva, el Arco de los Santos, el Arco de la Manquita de Utrera, la Plaza del Pozairón, la Plaza de la Lonja, la calle Hospital, el Mirador de la Baranda, la Plaza de la Coronación, la Plaza del Mercado, La Tercia, la calle Josefina Manresa, la Cruz del Humilladero, etc. Como nos indica la artista, autora de los murales, Consuelo Hurtado, se trata de obras cerámicas compuestas por entre 54 y 70 piezas de 15 x 15 cm, trabajadas sobre bizcocho ( barro cocido) utilizando las técnicas de "sobre cubierta" y cuerda seca. El autor de los textos ( exquisitamente redactados) es Nicolás Navidad, maestro de primaria nacido en Úbeda y cronista oficial de Quesada desde el año 2.006.

Merece la pena hacer una parada en cada uno de los murales, contemplar el arte que compendian e ilustrarse sobre la distinta temática que sus textos recogen: gastronomía popular, villa romana de Bruñel, hechos históricos, leyendas, folclore, vida y obra de Rafael Zabaleta, la mujer de Quesada , el olivar y nuestro aceite de oliva virgen extra, la calle del Agua, etc.

Sin desmerecer a ninguno de los otros murales, pues todos son de una sobresaliente maestría, merecerían la pena destacar algunos como el que reivindica a Quesada como la cuna del Río Guadalquivir, en el Paraje "Cañada de las Fuentes". Además del llamado "Betis" por los romanos y "Río Grande" por los árabes ( "Guad-el-kebir"), por el término de Quesada discurren numerosos ríos como el Guadiana Menor, el Extremera, Béjar, Majuela, Tíscar y Guadahortuna. En la calle Josefina Manresa encontramos un mural dedicado a la mujer de Quesada y parte de cuyo texto dice: " las mujeres de Quesada no han sido meras espectadoras de los acontecimientos importantes de la historia de la localidad; así, podemos destacar dos hechos llamativos para la época en que suceden: la crónica relata cómo en 1.469, cuando un ejército granadino se dirigía hacia Quesada las mujeres cogieron las armas y, siguiendo a sus maridos salieron al encuentro de los moros. También el día 28 de abril de 1.776, se produjo en Quesada un motín protagonizado por las mujeres quesadeñas; el motivo fue el encarecimiento del precio del pan, que también daría lugar al llamado Motín de Esquilache".

Especialmente curioso resulta el mural sobre gastronomía, colocado en los accesos a la Plaza del Mercado de Abastos y en el cual se alude a un manuscrito anónimo del siglo XII que refiere "dos platos típicos de la "Qaisata" ( Quesada ) musulmana: uno llamado " pastel de queso perfumado con agua de rosas de Quesada o de los siete vientres, que se hacía en una olla de barro con pan, queso fresco tierno, aceite dulce, miel o agua de rosas y azúcar molida, todo tostado en dos fases en el horno. El otro es el " pastel albado en primavera para los que tienen la sangre ardiente".

Con motivo de la celebración del año hernandiano en 2.010 y dada la vinculación de Quesada con el gran poeta Miguel Hernández , a través de su esposa y musa, Josefina Manresa ( nacida en Quesada el 2 de enero de 1.916 ), en febrero de dicho año y en homenaje a ambos, se colocó un mural en la Plaza de la Constitución. En él se reproduce literalmente parte de un texto de las memorias de Manresa: " Siempre he tenido presente en mi imaginación Quesada, mi pueblo de nacimiento. Yo tenía tres años cuando me sacaron de allí, pero mis padres me describían el pueblo, con sus fachadas encaladas de blanco y sus gentes buenas, con habla graciosa. Les oía comentar que vivieron a gusto allí [ ... ]. Estando en Jaén con Miguel le expresé mi deseo de ir a conocer mi pueblo, y a él también le ilusionaba conocerlo y complacerme, pero resultó estar Quesada más lejos de Jaén de lo que nosotros creíamos, y no había un medio fácil para ir, y por mi precipitada estancia allí nos quedamos con ese deseo".

Por último, me gustaría mencionar el mural que más recientemente se ha colocado y que conlleva una importante carga emotiva. Se trata del mural de la Calle Agua, inaugurado el pasado mes de agosto y a instancias del tristemente desaparecido Enrique Seijas Muñoz. Fue él quien personalmente nos envió el poema " Calle del Agua" de su amigo, el poeta granadino Manuel Benítez Carrasco y nos sugirió colocarlo en dicha calle. Un poema que rebosa sensibilidad y romanticismo:

Y por la calle del Agua

yo la veía pasar,

tan bonita y tan soltera,

guapa hasta no poder más.

Hoy por la Calle del Agua

he vuelto a verla pasar;

bonita pero casada,

casada pero bonita.

Ser madre da la belleza

que el no ser ya novia quita.

Pero lo que yo daría,

callecita albaicinera,

por verla otra vez pasar

bonita... ¡ pero soltera!

Por desgracia, Enrique Seijas no pudo asistir al descubrimiento, pero Quesada siempre le estará agradecida por los textos del libro " Quesada, un sueño" al que tanto cariño y esmero puso, y que tan bien supo ilustrar nuestro paisano y pintor Ramón Moya López.

Para concluir quiero felicitar por el excelente trabajo realizado y agradecer a Consuelo Hurtado, a Nicolás Navidad y a Luis Garzón, colaborador en la redacción de los textos, por contribuir al embellecimiento de Quesada. A todos los lectores de Ideal Sierra de Cazorla quisiera animarlos a visitar Quesada y a seguir la ruta en la que se encuentran los 20 murales artísticos, con la certeza de que les agradará descubrirlos .