Mi objetivo ha sido recuperar un espacio que atesora la memoria sentimental de una época

Mi objetivo ha sido recuperar un espacio que atesora la memoria sentimental de una época
  • Francisco Zaragoza ha sido el "culpable", en el buen sentido de la palabra, de la recuperación del una parte del antiguo cine San Antonio de Peal de Becerro que abrirá sus puertas a partir del 21 de marzo...

- Cuéntenos qué es el Cine San Antonio y qué significó para Peal... - Al iniciarse la década de los 60, cuando en Peal se había producido la desaparición de los antiguos cines de la posguerra, sólo funcionaba el cine Rosi, modesto en instalaciones y ambicioso en programación. La empresa Castro Montiel, que ya poseía una sala en Mancha Real, eligió Peal para expandirse. Y lo hizo a lo grande, construyendo una sala para casi 700 personas, en el corazón del Cerrillo, capaz de acoger tanto películas como actuaciones musicales o teatro. A la altura del Teatro Álvarez Quintero en Quesada o del cazorleño Teatro de la Merced. La gente se sintió orgullosa del nuevo espacio, que ha quedado en la memoria de los pealeños como "El cine".

 

- Ahora usted se ha dispuesto a recuperar el ala oeste del mismo y pronto estará abierto al público - Siempre me sentí fascinado por este espacio, donde asistí a mis primeras películas, veladas de música popular y modestas obras de teatro, junto a mis amigos de infancia y adolescencia. Entrar en el Cine San Antonio era acceder al mundo de los sueños, con una enorme pantalla de sesenta metros cuadrados, apta para el cinemascope. La película "Con él llegó el escándalo", dirigida por Vincente Minnelli, con Robert Mitchum de protagonista, abrió veinte años de intensa actividad cinematográfica. El San Antonio trajo a Peal el cine de John Ford, de Hitchkock, David Lean, Kubrick, Bertoluci, Spielberg... junto a las estrellas del star-system hollywoodiense: Marylin Monroe, Paul Newman, Liz Taylor, James Dean, Natalie Wood, Marlon Brando... aunque también arrasaron en taquilla Sara Montiel, Marisol, Rocío Dúrcal o Joselito. Cuando en 1979 fui concejal de Cultura, el alcalde Cristóbal Martín y yo mismo intentamos que el Ayuntamiento comprase el San Antonio. Resultó imposible económicamente, y decidimos iniciar las obras del Aula Cultural "Rafael Alberti" en el patio del Ayuntamiento. Mientras tanto, "El cine" había cerrado sus puertas, abriéndose un período de abandono y destrucción. Como la de cientos de salas en Andalucía...

- Después de tantos años cerrado, ¿en qué pretende convertirse este espacio cultural? - Mi primer objetivo ha sido recuperar un espacio que atesora, como pocos, la memoria sentimental de una época. ¡Si las butacas del San Antonio hablaran...! Eran el lugar de los besos robados, las caricias furtivas, las emociones fuertes. Seiscientas personas acudiendo al estreno de "El Cid" o de "La gata sobre el tejado de zinc" dejaron una huella imborrable en el recuerdo. Y junto al recuerdo, la necesidad de que exista un espacio para el encuentro en torno a la creación artística: teatro, cine, música en sus distintos formatos, poesía, artes plásticas... Me gustaría aportar un granito de arena en dar vidilla cultural al pueblo donde he elegido vivir y donde he emprendido iniciativas diversas, centradas principalmente en el teatro. En este sentido, el ala oeste será, como mínimo, el lugar de ensayo del grupo teatral "La Criba", cuya trayectoria de 40 años merece un lugar de creación como este.

- ¿Qué destacaría del tan añorado cine pealeño? - La calidad de su estructura arquitectónica, junto a la elegancia de su fachada. Gracias a su solidez, ha resistido el cierre durante un cuarto de siglo. Hace pocos años estuvo a punto de ser demolido para construir apartamentos. El estallido de la burbuja inmobiliaria salvó, irónicamente, de la piqueta este edificio emblemático.

- Personalmente, y después de su dilatada trayectoria en el mundo cultural, ¿qué espera de este nuevo proyecto? - El futuro del proyecto, ejecutado en un 85%, depende de tres factores: la articulación de proyectos asociativos en torno al cine, el teatro o la música en primer lugar. Sin respuesta, participación y compromiso por parte de la ciudadanía, de todas las edades, no se superará la apatía cultural, tan frecuente en los pueblos. Por otro lado, será decisiva la implicación y el apoyo institucional, pese a la escasez de recursos económicos. Finalmente, buscaremos el mecenazgo de empresas, fundaciones, obras culturales... ofreciendo proyectos atractivos de dinamización cultural. También estará abierto a compañías profesionales que deseen usarlo como espacio de ensayo y preestreno. Santi Rodríguez y Rosario Pardo, entre otros, ya han manifestado su interés en crear y madurar sus proyectos en la sala de ensayos.

- ¿Cómo y cuando tiene pensado mostrar al público las nuevas instalaciones? - A partir del 21 de marzo, Lunes Santo, "El Ala Oeste del Cine San Antonio" vivirá una Semana de Puertas Abiertas. Espero que cientos de pealeños y pealeñas adultos acudan al lugar, en un ejercicio de memoria histórica y sentimental. Acompañados de adolescentes, de niños, que pisarán por vez primera un espacio tan significativo en la vida de sus padres y abuelos. La coincidencia con la Semana Santa, quizá favorezca la visita de quienes regresan al pueblo para compartir estas fechas con familiares y amigos.