La Junta licita por 1,08 millones la mejora de la seguridad vial de la A-315 a su paso por Huesa

Valdivielso destaca que esta obra mejorará el tráfico local con Hinojares y Pozo Alcón, beneficiando además al de largo recorrido entre las A-92 y A-32

LAURA FERNÁNDEZCazorla

La Consejería de Fomento y Vivienda ha licitado por 1,08 millones de euros las obras de mejora seguridad vial de la A-315 a su paso por Huesa, una actuación que cuenta con un plazo de ejecución de 12 meses y un período de presentación de ofertas abierto hasta el 2 de abril de 2018.

El delegado territorial, Rafael Valdivielso, ha explicado que la actuación se centrará en el tramo que discurre entre el punto kilométrico 52,6 y 53,7 que presenta importantes alteraciones en el subsuelo. Con la previsión de que las obras puedan comenzar antes del próximo verano, el delegado ha destacado que esta obra mejorará el tráfico local entre los municipios de Huesa, Hinojares y Pozo Alcón, pero también el de largo recorrido entre las A-92 y A-32. “Además, la actuación contribuirá al desarrollo económico y turístico de la zona, al ser esta carretera una de las puertas de entrada al Parque Natural de Cazorla, Segura y Las Villas”, ha subrayado.

La A-315 conecta Torreperogil con Baza y cuenta con una frecuencia de paso de 1.200 vehículos diarios (4,1% de tráfico pesado). Se trata de un eje clave de comunicación transversal de la provincia de Jaén con Granada y el Levante español, que sirve de conexión con dos vías de alta capacidad, como son la futura A-32 y la A-92.

El tramo de 1,1 kilómetros comprendido entre los puntos kilométricos 52,6 y 53,7, a su paso por Huesa, presenta una serie de deficiencias, como asentamientos y ondulaciones de la calzada por falta de cimentación estable. Incluso, en algunos puntos se han detectado oquedades por disolución de yesos en los estratos bajos del firme. Además, las cunetas revestidas de hormigón se encuentran fracturadas, lo que agrava aún más el problema de la carretera por la infiltración de agua bajo el firme.

Este tramo coincide con un una tipología de suelo caracterizada por un alto contenido en yeso, que en contacto con el agua de lluvia se disuelve, afectando al aglomerado de la carretera, en el que se han detectado estas deformaciones. Esas patologías dificultan la conducción y la seguridad de los usuarios que transitan por la vía.

El delegado ha recordado que la Consejería de Fomento y Vivienda ha venido actuando en este tramo permanentemente a través de los servicios de conservación integral que velan por el mantenimiento de la malla viaria en la provincia. “Con estas reparaciones puntuales de bacheo se garantizan la vialidad y la circulación en condiciones adecuadas a los vehículos, que en cualquier caso tienen que transitar con una limitación de velocidad de 40 kilómetros/hora”, ha indicado.

La solución proyectada consiste en la ejecución de una cuadrícula de perforaciones que se van a rellenar con mortero y con inyecciones de lechada de cemento, ambos fabricados con cemento resistente a los sulfatos para el relleno de los huecos, cavidades y grietas. Asimismo, se dispondrá una malla de triple torsión en los taludes donde se aprecian desprendimientos significativos que pueden alcanzar la calzada y se ejecutarán pantallas de micropilotes en el borde de la calzada donde actualmente existen deslizamientos que afectan al carril derecho de la misma.

Para el correcto funcionamiento del drenaje de la calzada se procederá a la demolición de las cunetas y a la ejecución de unas nuevas revestidas a lo largo de todo el tramo. La obra se completará con la extensión de una capa de rodadura de mezcla bituminosa en caliente, que se extenderá sobre las losas de hormigón proyectadas y sobre el firme existente, en aquellas zonas del tramo donde no se ejecute un tratamiento con inyecciones. Finalmente se repintarán las marcas viales y la reposición de barreras de seguridad.

La intervención supondrá, en definitiva, una mejora de la seguridad vial e incrementará los niveles de confortabilidad en la conducción para los usuarios de la A-315, que han de transitar por este punto en sus desplazamientos hacia Granada y el Levante español. La obra, que cuenta con fondos Feder, beneficiará directamente a los municipios que conecta, sumando una población de 48.215 habitantes de Jaén y Granada (Torreperogil, Peal de Becerro, Quesada, Huesa y Pozo Alcón, en Jaén; y Cuevas del Campo y Baza, en Granada). Además, favorecerá la accesibilidad y la movilidad del propio municipio de Huesa, y permitirá recuperar unas comunicaciones óptimas en lo que ya se consideran las estribaciones del Parque Natural de Cazorla, Segura y Las Villas, con el consiguiente beneficio para la actividad turística de la zona.

Temas

Huesa

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos