El centro de salud de Pozo Alcón imparte un taller sobre reanimación cardiopulmonar para sus 27 trabajadores

El centro de salud de Pozo Alcón, que pertenece al Área Sanitaria Norte de Jaén, ha impartido un taller para actualizar los conocimientos y mejorar las prácticas sobre reanimación cardiopulmonar y soporte vital avanzado a sus 27 trabajadores.

El director de esta unidad de gestión clínica jiennense de atención primaria del Servicio Andaluz de Salud (SAS), Jose Maldonado, ha apuntado en un comunicado que resulta "de vital importancia" la formación continua sobre este tema porque es "una herramienta útil y necesaria ante situaciones de este tipo donde están en juego vidas humanas".

Las tres sesiones de este curso, que han sido impartidas por la médico de familia María José Titos y el enfermero José Maldonado, han tenido un carácter eminentemente práctico. "El objetivo principal ha sido que nuestros profesionales puedan actuar de forma eficaz en estas situaciones de emergencia", han indicado Titos.

Los trabajadores del centro de salud de Pozo Alcón han contado con muñecos de prácticas para realizar las maniobras y técnicas de reanimación que se deben seguir en cada caso.

Cadena de supervivencia

La secuencia de actuaciones que determinan un aumento de la supervivencia tras sufrir una parada cardiorrespiratoria viene descrita en lo que se denomina la cadena de supervivencia, que comienza con la rápida actuación de las personas que presencian la situación y una llamada inmediata al 061, que es teléfono del servicio de emergencias sanitarias, para que la ayuda de los expertos pueda llegar en el menor tiempo posible.

Es necesario quienes se encuentren junto al paciente puedan iniciar con la mayor rapidez posible las maniobras de reanimación cardiopulmonar básica, hasta que llegue el equipo sanitario para prestar asistencia avanzada y realice el traslado al centro hospitalario más cercano.

Las posibilidades de supervivencia del paciente se incrementan si se puede aplicar desfibrilación precoz, que es el tratamiento eléctrico de la arritmia que ha producido la parada, en el caso de disponer de este sistema.

Dado que la mayoría de las paradas cardiorrespiratorias ocurren en el domicilio y espacios públicos, y además son presenciadas por un testigo hasta en el 60 por ciento de las ocasiones, se hace imprescindible establecer una estrategia de formación en maniobras de reanimación cardiopulmonar básica para asegurar los dos primeros eslabones de esta cadena y, por tanto, aumentar las posibilidades de supervivencia de los que han sufrido una parada cardiorrespiratoria gracias al entrenamiento del personal no sanitario en el manejo inicial de estas situaciones.