La Junta, "sorprendida" por la regeneración natural de la zona del incendio de Quesada, prepara nuevas actuaciones

La Junta de Andalucía ha expresado su sorpresa por la regeneración natural que se está produciendo en la zona afectada por el incendio que julio de 2015 tuvo lugar en los municipios de Quesada, Cabra del Santo Cristo y Huesa, en la provincia de Jaén, al tiempo que prepara nuevas actuaciones que la refuercen.

Así lo han indicado la delegada del Gobierno andaluz, Ana Cobo, y el delegado territorial de Medio Ambiente y Ordenación del Territorio, Juan Eugenio Ortega, a preguntas de los periodistas sobre las actuaciones previstas en el área que se vio dañada por uno de los mayores incendios de los últimos años en la comunidad andaluza, con 9.761 hectáreas de terrenos forestales afectadas, el 90 por ciento de titularidad pública.

Cobo ha recordado que ante este tipo de siniestros, "en primer lugar se hacen unas tareas inmediatas, que son necesarias" por ejemplo para que no se desplace la ceniza y evitar una mayor erosión con las posibles lluvias, y posteriormente "se deja actuar a la naturaleza".

De este modo, "hay que ver cómo reacciona el monte" y en función de ello "son los técnicos los que van indicando lo que hay que llevar a cabo". "Ahora mismo estamos en ese momento, se ha dejado un margen", ha comentado no sin destacar que en este caso la zona "se está recuperando bien", aunque, por la experiencia previa, "casi siempre se necesita del apoyo del hombre".

En esta misma línea se ha pronunciado el delegado de Medio Ambiente y Ordenación del Territorio. "Estamos sorprendidos con la recuperación del monte que se está llevando allí", ha puesto de relieve. Al hilo, ha apuntado que "la segunda fase del proyecto de restauración está prácticamente a punto", "precisamente porque ha habido que ver y analizar la recuperación del monte".

Una vez elaborada comenzará la nueva intervención, punto en el que ha comentado que, "previsiblemente, hasta después del verano no se pueda actuar", ya que en la actualidad está activo el periodo de riesgo máximo de incendios y ni los propios vehículos de la Consejería pueden acceder a los terrenos en esta época.

El propio titular de este departamento autonómico, José Fiscal, anunció el pasado julio la redacción de un nuevo proyecto de medidas para reforzar la regeneración natural de la zona de Quesada, Cabra del Santo Cristo y Huesa donde se registró el fuego.

La iniciativa se enmarca dentro del Plan de Restauración que establece las directrices a seguir para la recuperación del área en función de la evolución de la vegetación. Estas actuaciones se sumarán a los trabajos ya realizados en la zona con una inversión de 996.000 euros, por parte de la Junta de Andalucía, y de 500.000 euros, correspondientes a obras complementarias ejecutadas por el Ministerio de Agricultura, Alimentación y Medio Ambiente.

Esas acciones se centraron en la mejora de caminos, accesos e infraestructuras ganaderas mediante el arreglo de pistas, construcción de depósitos y abrevaderos o en la reparación de corrales y cerramientos. Además, los tratamientos sobre la vegetación afectada consistieron en la corta de árboles calcinados, el saneamiento de pies parcialmente afectados y en la eliminación de residuos. También se construyeron diques de contención para evitar la pérdida de suelo.