Un coche se encaja en una calle de Cazorla tras saltarse una señal

El coche quedó encajado entre las paredes de dos casas en Cazorla. /POLICÍA LOCAL DE CAZORLA
El coche quedó encajado entre las paredes de dos casas en Cazorla. / POLICÍA LOCAL DE CAZORLA

Hubo que sacarlo con un torillo al milímetro en el tercer incidente de estas características que ocurre en el municipio en los últimos meses

J. E. P.CAZORLA

Agentes de la Policía Local de Cazorla tuvieron que intervenir en el día de ayer para rescatar un coche que se había quedado encajado en una calle del municipio. El vehículo se había metido por dirección prohibida hasta llegar a un punto donde no podía avanzar ni retroceder, dado lo estrecho del paso en la Hoz Alta, debajo del castillo de la Yedra.

El vehículo tuvo que ser sacado con un 'torillo' al milímetro, dato que la carrocería rozaba con los muros de las casas en los dos lados. A eso se añade la dificultad de tener el volante a la derecha al ser inglés. Se contó con la colaboración de Materiales Castillo y Grúas Cazorla en las labores de rescate.

Los agentes se preguntaron a través de las redes sociales si el coche había entrado en esa calle prohibida por un despiste del conductor o por un fallo del GPS. La pregunta tiene su razón en una localidad como Cazorla, donde en el mes de septiembre pasado un coche se quedó colgado al borde de un barranco cuando su conductor seguía las indicaciones del navegador para llegar al hotel donde los estaban esperando. Las labores de rescate del vehículo se alargaron varias horas por la dificultad del terreno.

Otro encajado

Meses antes otro error de un sistema de navegación llevó a un conductor a dejar su vehículo encajado en el Balcón de Zabaleta. En esa ocasión no hubo dudas: el conductor no se había saltado ninguna señal, sino que directamente su GPS lo condujo a una trampa. Necesitó ayuda para salir del aprieto.

Sobre los navegadores, los policías cazorleños advierten de que «se trata de un dispositivo que ayuda a llegar al lugar, pero nuestros ojos y las señales de tráfico son los responsables de que lo hagamos sanos y salvos».